Proyecto Sirio

Filosofía y valores

En diciembre de 1997, fue creado Proyecto Sirio, mediante un convenio firmado entre la Asociación Nuevo Futuro y el Instituto del Menor y la Familia (actualmente Dirección General de Familias, Infancia y Natalidad de la Comunidad de Madrid).

El objetivo era la puesta en marcha de un centro especializado en salud mental para la infancia y la adolescencia, que pudiera atender los problemas que presentaba un porcentaje elevado y creciente de los chicos acogidos en Protección. No existían entonces en Madrid, ni en otras Comunidades Autónomas, centros específicos para la infancia dedicados a la salud mental.

Nuestro objetivo ha sido y es aportar y promover cuidado y tratamiento de alta calidad, además de atención global y educación, a niños y adolescentes que han sufrido graves deprivaciones emocionales, tratando de llegar a conseguir su máxima integración posible en las áreas personal, educativa, social y familiar, en un entorno abierto y multidisciplinar.

A lo largo de nuestros más de 21 años de trayectoria ininterrumpida y en nuestros dos Hogares/Comunidades Terapéuticas, de 9 plazas cada uno de ellos, Proyecto Sirio ha acogido más de 150 niños y adolescentes con medida de Protección, que iniciaron su estancia con nosotros a edades comprendidas entre los 7 años y los 18-19 años de edad.

La petición e indicación de ingreso en Proyecto Sirio ha de ser tramitada por los profesionales de los equipos de Salud Mental que atienden a los niños, en conjunción con los centros de atención a la infancia, dependientes de Servicios sociales de zona y Ayuntamiento, la Comisión de Tutela del Menor de la CAM y el visto bueno judicial.


Proyecto Sirio ha sido y es por tanto un proyecto pionero en la atención psiquiátrica y tratamiento multidisciplinar infantojuvenil de media-larga estancia y duración. En los dos primeros años de andadura de nuestra primera Comunidad Terapéutica/Hogar Amparo Usera se formó y consolidó un amplio equipo de profesionales, constituido por educadores, personal de enfermería y especialistas en atención a la infancia que, trabajando con cuidados y atención individualizada, constantes e ilusionados, consiguió rebajar el elevadísimo nivel de agresividad reinante entonces entre los chicos que vivían en el Hogar. La atenuación significativa de su sintomatología psiquiátrica, la reparación psíquica de sus profundas y frecuentes heridas psíquicas y la integración paulatina de los chicos en los medios escolares y pre-laborales adecuados en cada caso, así como una mejor integración y reintegración social y familiar -cuando está indicado-- de los mismos, son y fueron logros y objetivos lentamente conseguidos para un elevado porcentaje de los chicos tratados, en los que seguimos trabajando y tratando de perfeccionar cada día para cada uno de los niños y jóvenes atendidos en Sirio.

Los principios básicos que rigen nuestro trabajo con los niños y los adolescentes:

  • El niño como ser humano en desarrollo y sujeto de derechos.
  • El niño en riesgo o en desamparo (respecto a su situación familiar de procedencia).
  • El niño/paciente, en situación de trastorno/enfermedad mental, hacen primordial en primer lugar, nuestra intervención terapéutica, de tratamiento y de cuidado de máximos; en segundo lugar, nuestra intervención educativa.

Los principios de actuación seguidos en Sirio tienden siempre a la excelencia, desde unos criterios de calidad y de máximos --no ajustándonos únicamente a los mínimos establecidos desde el ámbito administrativo o judicial o legal para los centros residenciales generales de atención a la infancia – tratando al tiempo de mantener las líneas directrices marcadas por los principios de dos disciplinas fundamentales:

  • Bioética: autonomía, beneficencia, no-maleficencia y justicia, y
  • Pedagogía deliberativa, que utilizamos como método y herramienta terapéutica y educativa.