Proyecto Sirio

Grupo Balint

Objetivo fundamental de este Proyecto es y ha sido desde un principio, la formación y mantenimiento de un equipo de profesionales, cuidadores de infancia, suficientemente sólido, coherente, estable, contenedor, comprensivo y sin divergencias. La puesta en marcha a comienzos de 2009 de nuestro Grupo Balint, semanal, de discusión y apoyo a los educadores y dirigido por uno de los dos psiquiatras del equipo, aporta a éstos formación de alta calidad, de modo constante y mantenido. En su marco se reflexiona y debate sobre las dificultades profesionales cotidianas y la búsqueda de nuevas o específicas soluciones.

El Grupo Balint que se presenta surgió de la necesidad de crear un espacio de reflexión, apoyo, formación continuada, análisis, etc… para los profesionales que trabajan de una manera muy intensa e intensiva con niños y adolescentes con patología mental grave.

El tipo de recurso en el que se da esta relación profesional, el modelo de trabajo (Comunidad Terapéutica), la patología de los chicos (que incluye también la situación familiar), los objetivos de trabajo que se plantean (aportar una experiencia emocional correctora, una oportunidad de revinculación que permita trabajar hacia la consecución de una suficiente reparación psíquica e integración sociofamiliar), exigen del profesional una implicación personal grande.


Historia de los grupos Balint

La motivación que llevó a Michael Balint a crear y desarrollar los grupos Balint fue su utopía médica: “enseñar a los médicos a escuchar a sus enfermos”.

Estos grupos tienen una finalidad implícita: el cambio de personalidad del médico en su trabajo, en “la zona de su Yo profesional”, por lo que de alguna manera este grupo cumple una función psicoterapéutica.

Michael Balint habla de “instaurar en estos grupos un espíritu comparable al de un equipo de investigación”.

Algunas reflexiones de miembros del equipo:

  • --Soy profesional (educador terapéutico) con los chicos/as en la medida que conozco y trabajo aquello que pienso y siento en mi intervención diaria--.
  • --En el Balint, mis compañeros y psiquiatra son un espejo regenerador, son el relleno del hueco que a veces nos hace sufrir, son la luz de los pliegues que producen mis miedos, son los pilares que apuntalan mi personalidad, reconstruyéndola más uniforme y moldeable--.
  • --Me ha ayudado a ser más comunicativa, transparente, poder recibir críticas e incluso reconocer que una situación te supera para poder pedir o recibir ayuda de los compañeros, hacerme sentir valorada, cuidada y apoyada con un recurso como es el Grupo Balint--.
  • --El grupo Balint, ofrecido desde la institución como forma de cuidar al cuidador, ayuda a que podamos realizar nuestra labor de forma más profesional y humana, ya que es continente de los que trabajamos como continentes con los chicos. Disponer del grupo de manera constante lo hace valioso. Ayuda a hacer equipo--.